* * La policía política de Maduro presiona a empresarios que ayuden a la lucha de Guaidó – Noticia Global

La policía política de Maduro presiona a empresarios que ayuden a la lucha de Guaidó

Spread the love
El régimen de Maduro persigue diputados de la oposición, y los mete presos, y los tortura, y los desaparece, y los obliga al asilo y al exilio. El régimen de Maduro mete preso al jefe de Despacho de Juan Guaidó. El régimen de Maduro cerca a Juan Guaidó. Intenta desmantelar todo su aparato operativo. Y mucho más. Intenta quitarle hasta el oxígeno.
El régimen de Nicolás Maduro espía, graba videos, graba audios. Y no solo de políticos sino también de empresarios y banqueros. Ya desde los tiempos de Hugo Chávez esta era una línea. Presión hacia el capital que financia a la oposición. Hay que cortarle todos las inyecciones de oxígeno. Este es un tema al que le hemos seguido la pista aquí en KonZapata. Y señalan los que saben que a los sistemas cubanos se han sumado los sistemas rusos y sistemas chinos. Hay de todo. (Lea esta nota de apoyo)
A Henrique Capriles lo rodearon y lo bloquearon. Lo mismo hicieron con Manuel Rosales. Ambos que fueron candidatos presidenciales. A los empresarios los vigilaban para que no les aportaran recursos. Y está pasando con Juan Guaidó.

El empresario parece entender al comienzo que se trata de una extorsión. Pero va más allá. Caen en cuenta de que es una operación política. Cortar vasos comunicantes con Guaidó, si es que lo hay, y si no los hay, evitar que ocurran, o ratificar el mensaje de que a la oposición no hay que darle ni agua, ni oxígeno, ni nada.

Las fuentes señalan, rodean a la Asamblea Nacional, penetran la Asamblea Nacional, penetran inclusive el equipo de Guaidó. Y ahora van directo, con la amenaza directa sobre empresarios que se supone se ubican cercanos a Guaidó. Funcionarios del Sebin o del Dgcim les llegan: Tú financias a Guaidó. O les dicen: Nos han dicho que estás aportando recursos para Guaidó. O les dicen: Tú como que eres muy amigo de Guaidó. Entran de manera suave. De buenas maneras. Y después van apretando. No es la primera vez que un banquero o un empresario ha ido con sus huesos a un calabozo del Sebin.

Los funcionarios policiales llegan de sorpresa a las oficinas. Pero otros empresarios son llamados por fichas vinculadas al poder madurista. Y los tratan de hermano, al principio, y los tratan de amigos, al principio, y después le dicen, que es que se te ha visto con gente de Guaidó, o estuviste tal día con Guaidó. Y a veces son datos precisos. Muy precisos.

El empresario parece entender al comienzo que se trata de una extorsión. Pero va más allá. Caen en cuenta de que es una operación política. Cortar vasos comunicantes con Guaidó, si es que lo hay, y si no los hay, evitar que ocurran, o ratificar el mensaje de que a la oposición no hay que darle ni agua, ni oxígeno, ni nada.

Y como los casos se comentan entre los empresarios y banqueros, la información corre. En consecuencia, los otros, quien sea, el que no haya ni siquiera pensado en acercarse a Guaidó, terminan inhibiéndose de hacer algo.
Fuente: Konzapata