El viaje de los polos magnéticos de la Tierra

José Manuel Nieves El norte magnético no está fijo en el mismo lugar. Científicos han confirmado su «viaje» desde Canadá a Siberia

resizerr

Para los científicos de nuestro tiempo la historia geológica de la Tierra es un libro abierto, está escrito que en 4.5 millones de años la Tierra ha pasado por lo menos catorce veces por inversiones de sus polos magnéticos es así que cuando se busca llegar a estas conclusiones donde los científicos investigan las capas geológicas en el que existen sedimentos correspondientes a las distintas edades del planeta.

Lo que antes fue lava, contiene todavía minerales que conservan su alineación magnética original, que puede medirse con la tecnología del radio carbono ya que de esa forma es que se sabe la última inversión de los polos magnéticos ocurrió en el año 13.200 AC, y se sospecha que esta fecha coincide exactamente con la desaparición de los dinosaurios.

Nuestro planeta alterna su polaridad cada vez que completa un ciclo, unas veces los polos magnéticos de la Tierra están alineados como nosotros los conocemos ahora, y en otras, están invertidos, esto tiene que ver con la dirección en la que rota la Tierra alrededor de su eje, pero por otro lado, la velocidad de rotación es variable y, según ésta cambie, los campos magnéticos se manifiestan con mayor o menor intensidad ya que a más velocidad de rotación corresponde un campo magnético más fuerte, y a menor velocidad de giro, un campo magnético más débil donde el norte magnético no está fijo en el mismo lugar. Científicos han confirmado su «viaje» desde Canadá a Siberia.

En el ciclo actual, el punto de máxima intensidad del campo magnético se alcanzó hace 2.000 años, mientras que en nuestros días la Tierra gira más lentamente, por lo tanto el campo magnético ha venido debilitándose, y lo hace en progresión geométrica (mientras más rápido cae, con más velocidad sigue cayendo), esto conlleva a una paradoja donde en nuestros días son más largos, pero sin embargo sentimos que el tiempo se acorta porque la forma como lo percibimos depende de otro factor que es la afinación de nuestras células con el pulso de la Tierra (o Frecuencia Schumann), que ha venido acelerándose, pero en una escala de 1 al 10, siendo 10 la medida de magnetismo más fuerte, en 1996 estábamos en 1.5 y ahora nos encontramos por debajo de uno.

El fenómeno del campo magnético terrestre se debe al movimiento de convección del hierro y del níquel fundidos en el interior del núcleo terrestre exterior (que es líquido, a diferencia del núcleo interior), combinado con la rotación del planeta. El estudio de los científicos Peter Olson y Renaud Deguen, de la Universidad de Johns Hopkins (Maryland), publicado por la revista ‘Nature Geoscience’, plantea la hipótesis de un crecimiento desequilibrado del núcleo interno provocado por los distintos procesos caóticos que tienen lugar en su interior, este hecho, explican, desequilibra a su vez el núcleo externo y hace que todo “el campo geomagnético tenga un carácter asimétrico y excéntrico”. El fenómeno, opinan, hace que los polos magnéticos de la Tierra se desplacen de forma descontrolada desde su posición, llegando incluso a intercambiarse de sitio por completo, donde este indicador nos muestra que estamos en la antesala de una inversión de los polos magnéticos que, según los entendidos, ocurrirá antes de que finalizara el año 2012.

Noche OscuraPero después de ese día los científicos opinaron que por lo pronto la Tierra seguirá rotando alrededor de su eje, pero cada vez más lentamente hasta que llegue el momento en que se parara quedándose quieta, donde permaneceremos en un estado nulo de magnetismo por aproximadamente tres días y luego nuestro planeta comenzará a girar en sentido contrario, al girar en movimiento inverso donde antes quedaba el polo norte magnético, ahora estará el polo sur, y donde estaba antes el polo sur magnético, tendremos ahora el polo norte. Durante toda la historia del planeta este raro fenómeno ya se ha producido varias veces, y la última vez fue hace unos 700.000 años. Ahora los científicos creen que podría repetirse: la velocidad del desplazamiento del Polo Norte va creciendo y el eje del dipolo magnético se sitúa actualmente en el oeste del Océano Ártico de la isla Ellesmere, es decir, a unos 500 kilómetros del Polo Norte geográfico, pero hay que dejar algo en claro, este cambio se da sólo a niveles electromagnéticos y que no se trata de que la Tierra vaya a dar físicamente un bote de 180 grados.

Durante los tres días en que la Tierra permanezca inmóvil, la mitad del planeta quedará de cara al sol y tendrá un día muy largo y la otra mitad observará una noche prolongada, donde una parte del planeta estará sometida bajo los flamantes rallos y tormentas solares mientras que la otra no estará en esa dificultad, pero los científicos afirman que, por ahora, no se puede predecir cuándo ocurrirá la siguiente inversión magnética porque la secuencia no es regular. No obstante, algunos investigadores más categóricos no descartan la opción de que el fenómeno pueda producirse en cualquier momento y pintan escenarios de verdadero apocalipsis.

Los académicos rusos Serguéi Tsygankov y Evgeniy Shemyákin afirman que si sucediera hoy, el fenómeno podría tener consecuencias desastrosas, ya que estaríamos expuestos a los vientos solares capaces de noquear las comunicaciones globales y redes de energía, pero si recordamos la historia hay narraciones antiguas y escritos que relatan una experiencia similar, y que nos hacen sospechar que esta inversión polar se vivió en la Tierra en un tiempo más reciente al anteriormente anotado ya sea en “La Biblia” donde cuenta que Josué “mandó parar el sol”. También papiros del antiguo Egipto narran que una vez hubo un día muy largo en el que el sol salió primero por occidente y se ocultó por oriente, y luego, sin que mediara la noche, salió por oriente y se ocultó por occidente.

Desde los antípodas en el Perú se cuenta con el testimonio de los antiguos Incas quienes, por la misma época, experimentaron una noche muy larga en la que “no hubo amanecer por más de veinte horas”, Además, varios expertos advierten que el sistema inmunológico de los animales, especialmente las aves, se vería muy afectado, ya que son muy dependientes de la polaridad magnética del planeta. Es más, el planeta podría experimentar una ola de cambios climáticos bruscos que, de hecho, ya estamos sintiendo, y en donde la capa de ozono se debilitaría al adaptarse a la nueva polaridad, prácticamente desaparecería y comenzaría a crearse nuevamente en el nuevo ciclo.

 Néstor Flores Araujo
@nafagot
NOTICIAS GLOBAL/AFP/UAMX/URGENTE24.COM

Néstor Flores Araujo

Licenciado en Comunicación Social, en el área de Mención Desarrollo Social. Músico Compositor, de varios estilos Musicales y Fagotista. Compositor de música para fagot y métodos de estudio. Diseñador Gráfico, y arte digital, Productor de Música y de Artes Audiovisuales , Escritor de Libros, Novelas, y reflexiones de Ambiente, Política, Historia, Economía, Literatura, Filosofía y Ciencia Ficción, en especial en el área de Tecnología. Director, diagramador y redactor del Diario “Noticia Global”, “Hemisferio Noticioso”, de la Revista “Rincones Turísticos", del Semanario "El Despertar". Columnista de El Clarín Web y del Diario digital Noticia Global. https://tecnologiahoy1.wordpress.com/ nafagot@gmail.com @nafagot

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *