La fiebre del oro en Venezuela alimenta una creciente epidemia de malaria

Guapo y con el cabello pulcramente pulido, Victor Gonzales parece que pertenece más a una banda musical de chicos que entre los mineros vestidos de tierra alrededor de El Callao.

Originario de Caracas, el joven de 25 años hizo el viaje al pueblo minero en el estado de Bolívar con su esposa cinco meses antes de que IRIN lo encontrara en agosto.

“Ya no puedes vivir en la ciudad; no hay efectivo, es por eso que tanta gente viene a las minas. Si no, están saliendo del país ”, dice. Pero detrás de su sonrisa dócil, Víctor lleva una carga diaria que le impide trabajar todos los días: la malaria.

Junto con Nigeria, Sudán del Sur y Yemen, Venezuela es uno de los cuatro países del mundo que ha visto un aumento alarmante en los casos de la enfermedad transmitida por mosquitos.

La Organización Mundial de la Salud dio la alarma en abril después de que un informe descubriera que los casos de malaria habían aumentado un 69 por ciento en 2017 respecto al año anterior. En octubre, el presidente de la Federación Médica Venezolana dijo que el número hasta el momento en 2018 era más de 650,000, si se confirma que representaría un aumento adicional del 60 por ciento en 2017, y aún quedan varios meses.

(Source: WHO, PAHO, Federación Médica de Venezuela)

En el municipio de Sifontes, junto a El Callao, las ciudades de Las Claritas y Tumeremo, donde prospera la minería ilegal, tienen el mayor número de casos reportados en el país. Ya en 2013, el 60 por ciento de los casos de malaria en Venezuela se encontraron en Sifontes.

El año pasado, la estimación para todo el país fue de 406,000 casos, cinco veces más que en 2013. Ahora, los hospitales en Caracas, que durante mucho tiempo han tenido un número muy bajo de casos, están viendo un rápido aumento en los pacientes enfermos con la enfermedad, y la mayoría Vienen de minas en el estado Bolívar.

“Ya llevo seis días enfermo”, dice Víctor. “Porque duermo en la mina me infecté. Esta es la cuarta vez en cinco meses que la tengo ”.

‘Supervivencia del más apto’

Lejos de las escasas estanterías de comida y las colas abatidas que se ven en muchas de las principales ciudades de Venezuela, El Callao, en la frontera oriental del país con Guyana, está en auge.

“Aquí en El Callao, gracias a Dios, no sufrimos esta crisis; estamos bendecidos con la riqueza del oro “, dice Alberto García, uno de los muchos venezolanos que se han congregado aquí.

El Callao es la capital de oro de Venezuela, y nunca duerme. Los distribuidores de oro operan un servicio de 24 horas los siete días de la semana y García es uno de ellos, que se apresura. Habiendo llegado hace dos años desde la ciudad de Valencia, logró conectarse rápidamente y ahora trabaja como comprador. Es uno de los afortunados.

A lo largo de la calle lateral donde trabaja García, se pueden ver banderas sirias, israelíes e iraníes dentro de los escaparates de las tiendas. “Gente de todo el mundo está aquí en El Callao”, dice García. “Es un lugar muy rentable”.

Al igual que García, los comerciantes compran oro de los mineros locales y luego lo venden fuera del país. A pesar de que esta operación es ilegal, las transacciones se realizan a plena luz del día ante las autoridades.

Pero esta próspera economía tiene un precio: un conflicto entre el ejército y las mafias locales se está librando, la minería ha generado una devastación ambiental generalizada y la epidemia de malaria amenaza con abarcar a toda la región. “Aquí en El Callao”, dice García, “es la supervivencia del más apto”.

Un rápido resurgimiento

Venezuela fue una vez celebrada internacionalmente por su robusto programa de erradicación. El país emprendió una vigorosa campaña en la década de 1930 contra el virus, que se consideró endémica.

Dirigido por el médico Arnoldo Gabaldón, se lanzó un programa nacional de prevención que usa el insecticida DDT a lo largo de la década de 1940. Para 1955, 10 años después de que comenzara el programa, la tasa se redujo a una por cada 100,000 personas, y en 1961 la OMS declaró erradicada la malaria de 68 por ciento de una zona de malaria que incluía dos tercios del país.

Hoy es una historia diferente.

Las sanciones impuestas por extranjeros se están endureciendo contra el gobierno de Nicolás Maduro, quien todavía minimiza la gravedad del problema de la malaria. Los medios para contrarrestar la creciente epidemia siguen siendo escasos a medida que se acaba el dinero y los años de control de las importaciones han provocado la falta de mosquiteros y otros equipos preventivos.

Después de años de gasto descontrolado que invirtió dinero en misiones de salud de estilo cubano para los pobres, el sistema público de salud ha sido descuidado durante años y está en una profunda crisis.

Otros factores que han ayudado a la propagación de la malaria incluyen la descomposición de los sistemas de bombeo de agua que aumentaron el caldo de cultivo de mosquitos, el fin del programa de fumigación y la migración interna hacia las áreas afectadas de Venezuela.

Problemas de tratamiento

Plasmodium vivax es la más común de las tres especies de parásitos portadores de malaria que circulan en la zona.

La escasez de medicamentos y la falta de programas de prevención tienen graves consecuencias para las personas infectadas.

Víctor se despierta alrededor de las 5 am para unirse a la cola en el Hospital Juan Germán. Cada día, desde el amanecer hasta el anochecer, el estacionamiento del hospital se llena de familias, parejas y hombres solteros de todas las edades, la mayoría de ellos usan sus botas de minería.

A pesar de la posibilidad de recibir medicamentos gratuitos, no hay garantía de que un día de espera fuera del hospital reciba tratamiento. La escasez de medicamentos es tan aguda ahora que las opciones de autotratamiento son cada vez más comunes. Entre los mineros que se encuentran enfermos en el asfalto, se pueden ver niños desde los cuatro años.

Los trabajadores de salud dicen que incluso en las clínicas más pequeñas pueden recibir hasta 200 pacientes nuevos por día. La edad, el retraso en la búsqueda de tratamiento y el autotratamiento previo a la atención profesional afectan el número de parásitos en la sangre.

Plasmodium vivax es particularmente difícil de tratar, ya que puede permanecer inactivo en el hígado durante meses, en algunos casos años. El medicamento primaquina debe tomarse durante 14 días para tratar vivax; pero los suministros bajos y el parto impredecible dejan a muchos pacientes incapaces de completar el tratamiento completo. Las historias de pacientes que necesitan desesperadamente efectivo vendiendo sus recetas, solo para recaer unas semanas más tarde, también son comunes.

Con plasmodium falciparum, el más mortal de los tres tipos de mal.

Fuente: Irinnews

Néstor Flores Araujo

Licenciado en Comunicación Social, en el área de Mención Desarrollo Social. Músico Compositor, de varios estilos Musicales y Fagotista. Compositor de música para fagot y métodos de estudio. Diseñador Gráfico, y arte digital, Productor de Música y de Artes Audiovisuales , Escritor de Libros, Novelas, y reflexiones de Ambiente, Política, Historia, Economía, Literatura, Filosofía y Ciencia Ficción, en especial en el área de Tecnología. Director, diagramador y redactor del Diario “Noticia Global”, “Hemisferio Noticioso”, de la Revista “Rincones Turísticos", del Semanario "El Despertar". Columnista de El Clarín Web y del Diario digital Noticia Global. https://tecnologiahoy1.wordpress.com/ nafagot@gmail.com @nafagot

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *