Lorenzo Linares: Venezuela se busca un líder pontífices II

Días pasados estuve con ustedes comentándoles sobre la necesidad de un líder mesiánico, refiriéndome al tipo de persona que destaque unas series de virtud que deben resaltar en quienes pretenden convertirse en líder convincente y claro con vista a los desafíos y cambios que se plantean en la sociedad actual.

Buenas mis saludos a todos hoy vengo con otro interesante tema que ya hemos venido hablando desde hace dos semanas donde la palabra líder, por lo generalmente viene cuando una persona es carismática y demuestra con facilidad el don de cautivar con palabras que logran trasmitir lo que desean así como inspirarlo a cumplir sus sueños, así como también si este líder es mandatario de un país y que tras sus motivantes discursos escondan una personalidad indiferente que busque según su criterio un supuesto bienestar de toda una nación, pero en su defecto buscan es su perdición, solo imponiéndole un fin el cual es ser endiosado para así lograr sus objetivos.

Resultado de imagen para Se busca un líder

Ahora bien si analizamos con detenimiento los éxitos que han obtenido algunos lideres y la plasmamos en nuestro país podemos observar que en Venezuela todo parece indicar que todavía estamos en búsqueda de esos nuevos líderes y que el elector ha llegado al punto de decepcionarse de la política como de los políticos, y creo que han dado una repuesta clara a la ahora de ir votar, y que para lograr hacer que las personas vuelvan a creer en los políticos es que aparezca un nuevo líder que de verdad logre complementar los que las personas desean, lo que me lleva a recordar que John F Kennedy donde dijo: “Es hora de una nueva generación de liderazgo”,

El clásico dirigente apegado al tradicionalismo de siempre, no tendrá ninguna oportunidad ni espacio ante el competidor dispuesto a experimentar nuevas ideas, a permitir y explorar novedosas y atrevidas oportunidades que puedan introducir verdaderos cambios en lo social, político y económico sin traumas pero con mucha convicción y firmeza, donde todo esto debe conformar una suerte de “Padrenuestro” que practique el líder sistemáticamente en su mente así como innovación en cualquier índole ofreciendo sus acciones más comunes y sencillas por lo que siempre será un factor crítico, el cual debería manejarse con habilidad e inteligencia para aprovechar los éxitos. Por otro lado también tiene que ser intolerante con la discriminación por cualquier naturaleza, ya sea a causa del resentimiento, la exclusión o la desigualdad social una situación donde los factores económicos en ocasiones hacen que los ciudadanos entren en conflictos que en ves de traer bienestar genera la indiferencia, donde algunos lideres busque llegar a generar entre distintos países.​

Ademas la desigualdad social es lo opuesto a la igualdad social, donde no solo las nociones que buscan la igualdad por diferencias políticas y de pensamientos caigan en ocasiones en la desigualdad a causa de ofrecer un bien entre la población, es por eso que debe tratar a toda costa y riesgo promover la pluralidad e igualdad dentro de la diversidad, debemos tomar en cuenta que estas complejidades también suele pasar entre los hermanos o en el hogar que por pequeñas discusiones y diferencias de criterios algunas familias terminan peliandose a causa de pequeñas indiferencias tanto políticas, económicas o sociales donde debemos hacer un esfuerzo para que la igualdad se convierta en el aspecto determinante en la construcción de las identidades individuales y sociales, difícilmente es posible aportar algo a los demás.

En la constitución y el desarrollo de la familia es decisiva. Partiendo de la igualdad fundamental de todas y cada una de las personas, debemos avanzar, entendiendo que es lo mas importante, pero creo que una familia es capaz de gestionar con eficacia la desigualdad, y se convierte en ecosistema adecuado para la maduración psicológica y personal de los hijos, así como para dar respuesta a la vocación al servicio que tenemos, contando con las dificultades de la vida, los errores, las frustraciones y el desánimo, pero sin olvidar que la entrega amorosa objetiva y servicial a los hijos es el camino para la tan ansiada regeneración del tejido social, donde se pueden vencer las dificultades porque no se trata simplemente de una actitud aislada o temporal sino de la estructuración en nuestra mente de un buen hábito que nos ayudará a crecer como mejores seres humanos de manera sólida y con criterio de permanencia.

Ademas toda persona debe ser respetada y es una exigencia cada vez mayor que se le hace a los líderes, pues un rasgo característico y habitual en el déspota es la insensibilidad, la autosuficiencia y el desprecio a las necesidades más apremiantes del común de la gente, pero creo y de ello estoy seguro que éstas características o virtudes solicitadas, abundan en muchos de los ciudadanos de este gran y hermoso país, así como otros que tienen la suerte de tener buenos mandatarios como lamentable donde sus lideres en ves de pensar en el bienestar piensan en su propios criterios, por otro lado un buen líder debe ajustar su conducta a la verdad así como la ética, donde  debe dar el ejemplo como buen ciudadano y hombre de bien, siendo solidario, comprensivo y trabajador, saber delegar para aceptar con humildad que siempre habrá alguien que haga algo mejor y me atrevo a decir que así como muchos ya lo comentan pronto comenzarán a manifestarse con más fuerza en busca de una libertad donde todos podamos vivir como lo eramos antes, un pueblo trabajador tolerante donde busca la reconciliación y es amante de la paz, por tal motivo nos preguntamos nosotros mismos, ¿Que tipo de líder queremos?

Pero para mi la respuesta seria, “Un líder tiene que ser un humano, terrenal, accesible y dejarse entender, abriendo la mente a la hora de adoptar ideas originales es una premisa básica para impactar convenientemente al objetivo que se persigue y en ello cobra una importancia capital, donde la conducta del líder y su capacidad para entender la magnitud de la propuesta de cambios que se plantea y si solo por un día o una semana por ejemplo, nos dedicamos con paciencia tolerante, más no complaciente, al esfuerzo de un cambio favorable en la familia, en el trabajo o en la misma calle, donde debe tomar muy en serio el tiempo con mucha sabiduría cosechando experiencias que tenga, si ésta no es aprovechada o se transmite a los demás, se perderá irremediablemente.

Ademas pienso que cada quien es libre de expresar lo que quiere y pese a lo que siente esta en sus manos decidir que es bueno y que es malo así como dice la canción, “Para bien o para mal todo tiene su final”, aunque claro busque cambiar la situación del país nuestra decisión de escoger al tipo de líder que busque resolver los problemas ya sean en salud, seguridad, alimenticio y de transporte que afronta el país, así como lo mencione anteriormente el sistema de transporte publico que en ves de ser realmente publico tanto los dueños hacen de la suya con los pasajes, claro ya mencione en mi anterior articulo donde busco compartir los distintos puntos de vista que piensan los ciudadanos, así como una verdadera solución a los problemas que actualmente estamos sufriendo, que ha obligado a muchos venezolanos a emigrar para buscar una mejor oportunidad de vida, no obstante, lo repito recuerden, tenemos que modificar nuestra manera de percibir y comprender mejor el mundo.


En fin con esto me despido y hasta la próxima donde continuare con este tema, sobre la necesidad de tener un lider que de verdad sea representativo no solo para unos sino también para todos, hasta luego.

Lic. Lorenzo  Linares, Coach de negocios
lorenzolinares@hotmail.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *