* * Albóndigas vegetarianas de berenjena – Noticia Global

Albóndigas vegetarianas de berenjena

Spread the love

Ingredientes para las albóndigas

  • 1 berenjena grande
  • 1/2 taza de queso rallado
  • 1/2 taza de pan rallado
  • 1 clara de huevo
  • Ajo en polvo
  • Sal
  • Pimienta

Ingredientes para la salsa

  • 3 tomates
  • 1 diente de ajo
  • 2 cucharadas de puré de tomate
  • Sal
  • Pimienta
  • Queso mozzarella

Preparación Lava las berenjenas y córtalas en láminas. Colócalas en un recipiente con sal gruesa y déjalas reposar durante media hora para quitarles el sabor amargo. Una vez pasados los 30 minutos, enjuágalas con abundante agua. Seca las berenjenas.

En una sartén con aceite de oliva, dora las láminas de berenjenas durante 1 minuto por cada lado. Procesa las berenjenas con la sal, el queso rallado, el ajo en polvo y el pan rallado.

Pasa la pasta a un bol o recipiente, y agrega una clara de huevo. Mezcla con una espátula hasta integrar. Si quieres, puedes añadir nueces.

Después, forma las albóndigas del tamaño de una nuez o un poquito más grandes. Pasa las albóndigas por pan rallado. Dóralas bien en una olla con un chorro de aceite de oliva. Luego quítalas del fuego y resérvalas.

En la misma olla, para utilizar el fondo de cocción, agrega un diente de ajo picado, el tomate pelado y picado, un poco de sal y pimienta, y cocina durante un rato. Cuando los tomates estén bien cocidos y cambien de color a un rojo intenso, agrega dos o tres cucharadas de puré de tomate. Agrega las albóndigas a la salsa y coloca el queso mozzarella por encima. Tapa la olla y espera durante 5 minutos hasta que el queso esté bien derretido. ¡Te encantará!

Cuando cocinas tus propios platos, ya sean albóndigas vegetarianas o cualquier otro, puedes elegir qué ingredientes utilizar, y, al fijarte en su origenFuente: Oxfam ecológico o de Comercio Justo, contribuyes a preservar el medio ambiente y los medios de vida de las personas agricultoras y productoras, mientras cuidas tu alimentación.

Únete a esta filosofía y come de forma sana y responsable. Un ingrediente es mucho más que sabor, es desarrollo sostenible.

 

Fuente: Oxfam Interman