* * El hijo menor de Michael Jackson ya no se ve así… – Noticia Global

El hijo menor de Michael Jackson ya no se ve así…

Spread the love

A pesar de las controversias y numerosos escándalos cuyo surgimiento provocaba a lo largo de su carrera su excéntrica forma de ser, es imposible decir que Michael Jackson (f. 50) no haya hecho nada bueno en su vida. Millones de sus fanáticos en todo el mundo lloraron su inesperado fallecimiento, y una gran parte de ellos siguen recordando a su ídolo con emoción, incluso ahora: siete años después del trágico final del músico. El legado de MJ no sólo se compone de canciones, movimientos y éxitos profesionales.

583564fcb2b69_etcpic023565

No hay que olvidar que el autor de Billie Jean, Thriller y Black And White, además de músico, bailarín, compositor, actor y filántropo, fue también padre de sus tres hijos a los que -como él mismo subrayaba en todo momento- amaba más que su propia vida. Si bien la infancia de sus tres tesoros pasó bajo cuidado del padre y un escuadrón de guardaespaldas, después de la muerte de Michael todos ellos empezaron a aparecer en los medios con más frecuencia.

Aunque la más activa en las redes sociales parece ser Paris (18), de vez en cuando el mundo sigue informado también sobre el primogénito del artista, Prince (19). El que se mantenía a la sombra de sus familiares desde siempre fue el menor del trío, Prince II, apodado “Blanket” (14). Por más que la crisis emocional e intento de suicidio de su hermana, así como el vitiligo del hermano al principio se han robado toda la atención del público, podemos suponer que ha llegado la hora para que también el benjamín del clan se hiciera conocido.

Algunos de nuestros lectores, probablemente se acuerden del “debut” de él en los medios de la comunicación: el legendario cantante desató una tormenta de críticas en 2002 cuando, poco después del nacimiento del bebé, lo llevó al balcón de un hotel de Berlín y… casi le dejó caer, mientras demostraba al pequeñín a sus fanáticos amontonados delante del edificio.

Todo esto, sin embargo, pertenece al pasado: desde entonces han pasado años, y el joven Prince Michael II -al igual que sus hermanos mayores- ha tenido que madurar de golpe cuando el mundo quedó perplejo ante la noticia de la muerte del músico. Al cuidado de su cariñosa abuela Katherine (86) (bajo cuya tutela permanecen los tres tesoros más preciados de MJ desde el año 2009), ha ido creciendo y desarrollándose como persona.
Tal vez debido a su temprana edad, el público no ha tenido mucha oportunidad de verle la cara. Lo único que se sabía desde que era niño fue que no se parece mucho a Prince y Paris -hijos de la enfermera rubia y de ojos claros, Debbie Rowe (57). Prince II, de tez morena, cabello negro y grandes ojazos oscuros, definitivamente destaca entre sus familiares: ¡y ahora lo hace más que nunca!

New haircut! #michaeljackson #princejackson #parisjackson #blanketjackson #bigijackson

A post shared by ♕Bigi Jackson♕ (@bigijacksondaily) on

Ante todo, el año pasado, el joven cambió de nombre: ahora no se hace llamar Prince Michael II, sino Bigi Jackson. A pesar de que, hasta hace poco, los compañeros del colegio le hacían bullying, ya que les daba envidia que fuera hijo del mismísimo Rey del Pop, el chico logró superar las burlas y seguir con su vida. De hecho, no solamente llegó a madurar y hacerse más serio. También su aspecto físico ha cambiado notablemente.

Si bien desde siempre se hablaba mucho sobre su parecido al difunto padre, las fotos más recientes del joven demuestran que nunca antes ha estado tan similar a MJ. La Red está llena de comparaciones de imágenes de los dos que, sin lugar a dudas, refuerzan la impactante verdad sobre el look de Bigi. No vemos la hora de verlo de grande, cuando, hecho todo un hombre, puede lucir completamente igual a su papá…

¿Qué te parecen sus fotos recientes? ¿Cuál de los tres hijos de Michael Jackson te parece el más atractivo? ¿Y el más simpático? ¿Te gustaría que alguno de los jóvenes Jackson entrara en el mundo de la farándula? A decir verdad, a nosotros nos encantaría escucharles cantar.