* * Lorenzo Linares: Las cosas del amor ¿Que posición ocupa en tu vida’? – Noticia Global

Lorenzo Linares: Las cosas del amor ¿Que posición ocupa en tu vida’?

Spread the love

Buenas a todos quisiera comenzar diciendo en cuanto al significado del amor, creo que en esta vida vivimos varias vidas y por tanto los acontecimientos que vivimos son únicos e irrepetibles

En cada momento, pero si al momento de pensar en el amor como etapa cotidiana y mas cuando pensamos que el “amor de nuestra vida”, es el estar con una pareja deseada realmente creemos que que hemos conseguido la felicidad, mas si al momento de dos personas juntarse siempre al empezar no importa si son con las mejores intenciones al desarrolle la relación para algunas personas tal desarrollo suele ser fantástico y donde precisamente la gracia del juego, del amor demuestra ser lo máximo, pero para otros cuando caen en cuenta, de lo que significa el amor para ellos suelen interpretarlo como otro montaje de nuestra cultura consumista, bien alimentada por el cine romántico, generalmente, made in América; donde para tener una existencia digna de ser vivida, habría que tener a nuestro lado.

Es allí cuando al momento de unirse como pareja es algo tan maravilloso que se logran complementa llegando al punto de decir que solos (estaban incompletos) y así con esta presencia, la vida cobra color y sentido, donde quizás este sea uno de los tópicos que no hemos superado del todo, recordando hace 25 o 30 años, cuando escuchaba habla a unas amigas solían decir que querían casarse rápido antes de cumplir los 30, porque querían ser madres y no quedare solteras o como solían decir vistiendo santos, pero el concepto que tiene toda mujer joven en ese momento, es que una mujer si no era madre, era una mujer incompleta, al igual que si no conseguía el hombre perfecto que la convirtiera en madre es de ahí que la costumbre creo la necesidad de casarse y formar una familia, a lo que podríamos llamar el estatus ideal.

Han pasado los años, y muchas parejas ahora deciden que no quieren tener hijos, sin más, y este nuevo Status, de pareja sin hijos, parece que no traumatiza ni mejora o empeora la vida de nadie, ni de sus parejas. El verano está a la vuelta de la esquina, y siempre se nos vende lo mismo en spot publicitarios, por ejemplo, gente disfrutando en un yate, playas paradiascas, tirándose al agua, todos, todas guapos y guapas con cuerpos gym, y otra vez nos lleva a compararnos con la vida real de cada uno y el verano que pueda permitirse.

Si les preguntáramos a aquellas personas, que fueron educadas para pasarse la vida con la misma pareja, nuestros padres, por ejemplo, ¿¿Cuantos llamarían a sus parejas el amor de sus vidas , a pesar de haber pasado la vida juntos hasta la viudez???

Parece que lo que no tiene buena prensa, ni mucha publicidad es la relación que cada uno tiene y debe tener consigo mismo, si quiere incorporar a su vida cosas que realmente merezcan la pena. La soledad, la falta de pareja, tienen mala prensa, sin embargo, bien aprovechada, es un período maravilloso para enriquecer nuestras vidas con nuestra propia compañia. Antes no se llamaba a una mujer soltera, antes se decía Solterona, despectivamente, mirando a dónde puede llegar una mujer soltera hoy en dia, en todos los campos, es tan malo hoy dia estar soltera, sin pareja, con el status que le queramos poner??

En plena madurez, creo que sólo merece la pena tener todo aquello que nos hace felices, armónicos, coherentes con nosotros, con lo que sentimos y con lo que tenemos.

El amor en una pareja es algo maravilloso,quien lo pone en duda, pero que hacemos los que no estamos emparejados? No hacemos el HaraKiri? El principal signo de salud o equilibrio mental creo que está en disponer de lo que somos o tenemos, en lugar de compararnos con filosofias idilicas, románticas y consumistas de la vida, que muchas veces nada tienen que ver con la realidad….

Quizás la vida más que de vivir en una eterna felicidad basada en un románticismo caduco, se trate de vivir aprendiendo a no ser desgraciados, seal cuales sean nuestras circunstancias….dándole a cada dia, cada persona lo suyo…..

Me crea ansiedad solo leerlo “El amor de tu vida”.

Pues como tu Cristina, todos llegaron siendo los amores de vida, ocultando que nunca llenando vacíos que eran incapaces de ser pleno, aunque si fantásticos, y otro, otros, varios y diversos, llenaron la nada de manera eterna y mucho menos PARA SIEMPRE…y a Dios gracias digo hoy, porque realmente ninguno era el AMOR, solo sucedáneos que a veces quería más cuando no estaban por el miedo a ser una Princesa sin trono… tremenda equivocación, quedarte toda una vida atada a un proyecto que nunca acaba en nada.

Tras cada error, una lección, tras cada caída una nueva levantada, tras cada problema una nueva solución…

Mucha gente podrá pensar que no creo en el amor de mi vida, pues efectivamente no entendido con una sola persona, a no ser que sea yo. No hablo de egocentrismo, ni narcisismo… sino que hasta que no aprendí al menos a valorarme un poco, no pude sentir un sentimiento hacia el otro que no fuera de dependencia o de dominadora.

Hoy tengo pareja, tras un tiempo de soledad, donde aprendí a quererme por encima de falsos amores románticos, de estados de adrenalina de quieroperonopuedo, de amores columpio… y ahora no entiendo el amor así que llega de la nada, sino en aquel que se hace, se construye, se responsabiliza, admite errores y la palabra comunicación, esta por encima de sentimentalismos.

Mil gracias Cristina por enseñarme a ver que no hay únicos, ni eternos, ni dolorosos… la misma vida está compuesta de mil retazos de vida que merece la pena experimentar, en pareja o sin ella pero no dejarla escapar por minutos que parezcan en algo que si de antemano no encaja, difícilmente encuentre una salida victoriosa.

A fuerza ni los zapatos entran, y el amor para toda la vida, deberíamos sustituirlo por aprende AMAR para vivir la

Me parece muy interesante, este artículo, porque yo misma he sufrido esto del gran amor en tu vida. Lo mio, hace ya tres años, y dos que perdí la esperanza de reencontrarme con aquel a quien tanto amé. Porque yo si amé, él no. Yo nunca tuve con nadie, lonque tuve con él, en tan poco tiempo. Hubo magia, hubo sentir de mi en él, y siempre diré que el también sintió. Me aferre a un: Te quiero, amor mio. Al darse cuenta de lo que dijo cambió de tema. Y luego, desapareció. Y más adelante no recordaba el haberme dicho esto. Hubo mucho sentimiento, mas por mí. Nunca quise tanto y me ha costado. Y a veces creó que no voy a encontrar a alguien con quien sentir así. Que eso me marcó tanto, que no sé, si podré volver a encontrar otra persona con quién poder tener esa felicidad que tuve. Lo de: amar en cada vida pero en una misma vida podría existir varias vidas y diversos amores a un mismo amor, mutado en etapas, no lo entiendo muy bien, pero intentaré pensar en ello. Particularmente, quizá pueda volver a amar así, pero soy de las que cree, que una tercera vez seria un tanto imposible. Y no sé, si eso es un error. Puedo ofrecer amor, pero si recibo menos de lo que doy, una se puede cansar de tener verdadero amor hacia las posibles parejas. Siempre hay alguien que marcó tu vida, y aunque tu vuelvas a rehacerla, los sentimientos y emociones son otros, aleccionados por decepciones. Y ahí, es cuando ka magia dejó de existir, porque caminas en la ruta de la vida, disfrutando, por supuesto, de lo que te ofrece, quizá con ilusión, pero ya noncon magia. Quizá esto es como me siento yo, después de tantos palos, y es posible que a lo mejor, tenga que descubrir y vivir esto de otra manera. Pero hoy, por hoy, me siento así

No hace poco que he tenido mi última experiencia amorosa, pero la recuerdo cada mañana como si fuera ayer.
Hace 6 meses que rompí con el creí que era el amor de mi vida, no sé si por la edad que tengo (42) o porque realmente era así. Fué sólo un año, corto pero intenso, el más intenso de mi vida.
He pasado por todas las etapas, empecé siendo el rebote de una relación, cumplí todas las expectativas que se exigen de quien cree ser el salvador de alguien perdido, desaprovechado…la paciencia, mi mejor arma, la ceguera…mi mejor excusa.
Después de romper la relación (por parte de él, por supuesto) con toda la locura que conlleva pasé a ser una persona dependiente, dependiente de nadie porque mi persona desapareció como por arte de magia de mi vida. Llamadas de atención, vacíos y reclamos han sido la clave que ha alimentado lo poco que queda de dos personas que fueron afines en todo. Hoy no hay nada, él sigue con su vida y sus relaciones esporádicas, digamos que me ha borrado del mapa de su vida.
Ahora estoy en la fase de aceptación/resignación, ésta incluye desmotivación, miedo al género masculino, ausencia de relaciones…
Mi pregunta es: se sale de este túnel? Se convertirá mi obsesión en un bonito recuerdo?
Mi dolor está motivado por no recibir el reconocimiento de todo lo que invertí de mí (aparte de un amor no correspondido, por supuesto)
Necesito ayuda, una luz al final del túnel en el que estoy metida y no puedo/quiero salir.
Gracias de antemano por todas vuestras opiniones.

En mi punto de vista, un amor de tu vida nunca es algo no correspondido, o en el que te sientas utilizada. Sí que existen historias de amor más intensas que otras, pero tendemos a confundir erróneamente intensidad con calidad.

Tuve un amor del que salí, como tú, con la sensación de haber dado mucho para nada. Con el tiempo me di cuenta de que aquello era más bien mi ego el que estaba obsesivamente empeñado en lograr que esa persona me amase, en que me necesitase más que yo a él, y el hecho de que no fuera así, hacía que me enganchase todavía más. Al ego le gustan muchos los retos imposibles…

¿Que se puede superar? Depende. El único impedimento para dejar atrás una historia de este tipo, solemos ser nosotros mismos, que nos agarramos a la idea de que eso es lo mejor que nos pasará nunca, que no volveremos a amar igual, que hemos perdido la única oportunidad que teníamos para ser plenos y felices…Yo decidí en aquella historia que esa persona no iba a ser el amor de mi vida. Y no lo fue. Porque yo quise que fuera así, incluso cuando sentía lo contrario, como sientes tú ahora.

Al tomar esta decisión y añadirle el proceso de duelo y la posterior recuperación, además del paso del tiempo, sí, se volverá un bonito recuerdo. Los pensamientos no describen una realidad futura, ni siquiera pasada, pues hasta la memoria acaba transformando los recuerdos en algo totalmente subjetivo. Los pensamientos de hoy, no son los pensamientos del mañana, al igual que los pensamientos de cuando tienes 20 años no son los mismos que cuando tienes 40. Imagínate entonces cuántos más cambios se producen en nuestra forma de pensar y amar más adelante.

El dolor que vives ahora, no es un dolor del corazon. Al amor no le pesa lo que ha entregado, pues quien da siempre es más rico que el que recibe. Es un dolor distinto, un dolor de orgullo, de retribución, de ego, de haber dejado tu valor en manos de otra persona y creer que sólo esa persona tiene la responsabilidad de devolvértelo. Date valor tú, aprecia lo que has podido dar, que es tuyo y de nadie más y nunca te avergüences de tener el don de amar, pues es tuyo, nadie te lo da y desde luego…nadie te lo quita.

Yo nunca había estado con nadie, ni siquiera me había besado con nadie nunca. Al principio éramos simplemente amigos, pero poco a poco él me fue haciendo ver que sentía algo más por mí. Yo me sentía muy a gusto con él, cómoda como no me había sentido hasta entonces con nadie. Ahora pienso si esta sensación se debía simplemente a que alimentaba mi ego. En fin, yo me resistía a tener algo con él, porque pensaba que no pegábamos: me saca 9 años, somos de distinta clase social y, por si fuera poco, ¡le saco 15 cm de altura! Así se lo hice saber a él en numerosas ocasiones, pero él no cejaba en su empeño. Me hacía reír, me sentía bien con él, así supongo que en un momento dije….¿por qué no? ¿por qué no podemos intentarlo? Yo no sabía lo que es el amor, y quizás erróneamente creí que era esa “felicidad” que me hacía sentir él.
El caso es que empezamos una relación de dos años, que acabó el pasado mes de agosto. Él vive en Sevilla y yo en Madrid, por lo que solo nos veíamos una vez cada mes y medio más o menos, pero hablábamos todos los días horas y horas por wassap y muy a menudo por skype. Mi amor por él fue creciendo en esos dos años, cuando le veía realmente sentía que se me pinzaba el corazón, y me sentía muy querida por él también. Sin embargo, ahora lo veo, yo siempre trataba de que él fuera diferente. Cuando le conocí, él estudiaba una carrera, pero la dejó un año después. No es que no haga nada, él trabaja de teleoperador. Después se metió a estudiar inglés, pero lo dejó a los dos meses. Cuando lo dejó yo me sentí triste…Yo soy una persona muy estudiosa, tengo 24 años pero tengo una doble titulación y otra carrera a medias, me encanta aprender y además creo que los estudios te dan un mejor nivel de vida y el conocimiento hace tu vida más plena. Cuando le expliqué esto, me dijo que él continuamente sentía que tenía que estudiar más o hacer cosas para merecerme. Que él, para la vida que llevaba, no veía ninguna utilidad en estudiar inglés (y bueno, supongo que tampoco en acabar la carrera) y que no entendía qué más me daba a mí lo que él hiciera. Yo le dije que, al estar juntos, las decisiones que él tomara iban a repercutir en el futuro de los dos. Quizás lo maduro hubiese sido dejarlo ahí, ya que fui consciente de que seguir con él implicaba de algún modo renunciar a la vida que yo imaginaba para mí. Pero estaba cegada, también yo creía que querer a alguien implicaba tragar con las cosas que no te convencían. Así, poco a poco, la relación se fue deteriorando, continuamente me enfadaban cosas que él hacía y eso hacía que me mostrase fría (no intencionadamente). Él comenzó a decirme que por qué era tan poco cariñosa (dentro de que siempre he sido muy poco cariñosa), que por qué estaba tan callada, etc. Finalmente, acabamos rompiendo. De eso hace ya diez meses, en los que hemos continuado hablando, hasta hace más o menos una semana, en que yo le dije que era mejor dejar de hablar porque yo no había sido capaz de abandonar la esperanza de que algún día volveríamos a estar juntos, de que yo maduraría y sería capaz de quererle tal cual es, sin esperar nada más. Sé que él también tenía esa esperanza, porque sigue diciéndome que nunca me va a olvidar y que soy el amor de su vida.
Tuve que pedirle que cortáramos el contacto porque me sentía miserable por no ser capaz de querer tal cual es a una persona increíble, que me ha enseñado tanto, que me ha querido tal y como yo soy, sin hacerme sentir jamás que tenía que ser de otra manera para merecer su amor. No sé, la verdad, cómo deshacerme de este sentimiento de culpa, solo deseo que él sea feliz y estar tranquila. Gracias por leerme.