* * Menri: Relaciones Rusia-Venezuela – Al día de hoy – Parte II – Noticia Global

Menri: Relaciones Rusia-Venezuela – Al día de hoy – Parte II

Spread the love

A continuación se muestra una actualización sobre la crisis venezolana y las relaciones Rusia-Venezuela:

Portavoz de la cancillería rusa Zakharova: Pompeo repite un antiguo refrán en el caso Venezuela

(Fuente: YouTube.com)

En una entrevista realizada en la sede de la ONU en Nueva York con el canal de televisión Russia 24, la portavoz rusa de la cancillería María Zakharova, menospreció la declaración hecha por el Secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo, de que el Presidente venezolano Nicolás Maduro estuvo a punto de marcharse de Venezuela, pero fue persuadido por Rusia.[1]

Zakharova: «… Celebramos un evento especial en honor al 3 de mayo: Día Mundial de la Libertad de Prensa. Discutimos el cómo combatir las noticias falsas. El Secretario General Adjunto de la ONU habló allí… Solo un par de horas después que gente seria, con experiencia, hablaron e intercambiaron opiniones sobre cómo resolver este problema, aparecieron noticias de última hora en referencia al Secretario de Estado estadounidense Pompeo. Es una cita directa de las redes sociales. Se dijo que el Presidente Maduro se iba a marchar de Venezuela, huir, volar, y así.

«Hubo muchas llamadas. Lo supe cuando participe en un programa en vivo en uno de los canales de televisión… También recibí llamadas de la prensa estadounidense. Por supuesto, dije que parece ser una continuación de la campaña de desinformación que Washington está llevando a cabo respecto a Venezuela. Pareciera ser como parte del plan, ya saben, desmoralizar también al ejército venezolano.

«Recordamos que durante uno o dos meses, los representantes de Estados Unidos se dirigieron directamente a través de las redes sociales e Internet, hicieron declaraciones relevantes a la plana militar del ejército venezolano y los invitaron a desertar, a dejar sus puestos y prometieron pagarles por ello. Fue otro ataque informativo de tal nivel para mostrarle al pueblo venezolano que debería cambiar sus preferencias, renunciar a sus posturas y ponerse del lado del bien, ya que nuestros socios estadounidenses intentan constantemente convencernos de ello.

«Fue tan increíble ver una evaluación oficial realizada por un representante de alto rango de la administración estadounidense conteniendo noticias tan falsas que sinceramente, en principio no me lo creí. Lo comprobamos de nuevo. El Sr. Pompeo si lo dijo. Esta cita realmente existe. Pero por supuesto, este es un ejemplo clásico de desinformación.

«Saben, me gustaría decir que siento como en un déjà vu, porque recordé que en el 2012 y no solo sucedió una sola vez, por cierto, hubo toda una campaña de noticias falsas similares, que fue difundida por nuestro colegas en Washington otra vez y el Departamento de Estado estadounidense estuvo detrás de ello. Pero se hizo en referencia al tema de Siria en lugar de Venezuela. Hoy, hice ese trabajo y lo encontré. Por cierto, no es tan difícil… En junio, 2012 el canal central alemán Das Erste hablo sobre ello. Escribió que Assad puede y buscará asilo en el extranjero, en Rusia.

«Revisé diferente material. Resulta que Al Jazeera escribió mucho al respecto. En particular, dijo que Moscú supuestamente ya le había otorgado asilo político a Assad y a su familia. Lo más interesante es que incluso encontré citas de Hillary Clinton en el 2012. «Ella dijo que Assad debería irse y que se le puede conceder asilo en Rusia, por ejemplo. Así que la historia se repite totalmente en este sentido. Y el Sr. Pompeo no inventó nada nuevo. Simplemente utilizó moldes que ya se usaron anteriormente…»

(Fuente: YouTube.com)

Durante la entrevista, el periodista de Russia 24 notó que Estados Unidos está tomando medidas que ellos perciben como «poder blando» y luego le preguntó a Zakharova qué pensaba ella sobre la declaración de Pompeo a una posible intervención estadounidense en Venezuela. Zakharova respondió: «Me gustaría recordarle que Washington declaró que el único incentivo para que ellos se involucren en los asuntos venezolanos es el bienestar y la mejora de los niveles de vida de los venezolanos. Pero nosotros vemos el deterioro de la vida del pueblo venezolano gracias y debido a las acciones, también por parte de Estados Unidos.

«Por lo tanto, no es ningún poder blando en lo absoluto… Eso es lo que denominamos una retórica agresiva, intimidación directa, chantaje y amenazas. Y en los últimos meses, son llamadas directas al pueblo venezolano y al deseo de difundir el pánico, terror, una sensación de ansiedad colosal y de traición. Lo reitero, para desmoralizar a los venezolanos…»

Jefe del Servicio de Inteligencia Militar GRU de Rusia Kostyukov: Trump estableció el objetivo de desplazar a los gobiernos de izquierda en Venezuela, Nicaragua y Cuba dentro de muy poco tiempo

(Fuente: YouTube.com)

(Fuente: YouTube.com)

Igor Kostyukov, Jefe del Departamento de Inteligencia Principal del Estado Mayor Ruso, habló sobre la crisis venezolana en la 8va Conferencia de Moscú sobre Seguridad Internacional, que se celebró del 23 al 25 de abril, 2019. En su discurso, Kostyukov atacó fuertemente a los Estados Unidos acusándolo de fomentar una revolución colorida en Venezuela, con el objetivo de replicarla en Cuba y Nicaragua.[2]

A continuación se presentan extractos del discurso de Kostyukov:

‘La administración estadounidense comenzó a promover agresivamente los intereses estadounidenses en la región’

Kostyukov: «… A pesar del hecho de que no existen amenazas militares directas a la seguridad de los Estados Unidos en Latinoamérica, Washington tiene una presencia militar sustancial allí. Los Comandos del Norte y del Sur de los Estados Unidos desplegaron hasta 20.000 soldados. En el período de amenaza, ellos planean contratar hasta 40.000 militares.

«En Latinoamérica, los grupos militares y tácticos de la fuerza conjunta estadounidense son desplegados de manera permanente. Estos están formados por 7.500 hombres del personal militar. El Pentágono está haciendo un plan para crear una unidad multinacional, basada en las naves de desembarco de la Marina de los Estados Unidos. Los Estados Unidos impulsan insistentemente a las fuerzas armadas de Latinoamérica a realizar entrenamientos operacionales y de combate multinacionales organizados por el Pentágono.

«Luego que Donald Trump llegara al poder, la administración estadounidense comenzó a promover agresivamente los intereses estadounidenses en la región. Estos persiguen objetivos tales como el control total sobre todos los procesos económicos y políticos, a fin de garantizar que Washington domine los mercados regionales en rápido desarrollo y para obtener restricciones ilimitadas. El acceso a los recursos naturales, para dificultar la interacción dentro del marco BRICS, así como también las relaciones bilaterales entre Rusia y los estados en el hemisferio occidental, obligan a los principales competidores, que no son solo Rusia y China, sino también la Unión Europea.

«Al interferir en los asuntos internos de los estados soberanos de la región, Estados Unidos aumenta el número de sus amigos al llevar al poder a las elites políticas y económicas leales a Washington. A partir de este momento, la Casa Blanca ha convertido de hecho a la OEA en una herramienta para reprimir a la disidencia en los países miembros y promover sus propios intereses regionales. El ejemplo del grupo de Lima muestra una tendencia extremadamente peligrosa cuando se crean grupos informales controlados para los propósitos de la Casa Blanca. Sus actividades no se rigen por ninguna regla o regulaciones. Esto hace que tales grupos sean adecuados para la adopción y la implementación de decisiones, que son cuestionables en términos de derecho internacional.

«Al ser gobernados por una actualizada Doctrina Monroe, Washington vincula abiertamente la asistencia económica, militar, técnica, humanitaria y de otro tipo a los estados latinoamericanos con sus posiciones sobre asuntos políticos urgentes. Por lo tanto, promueve sus intereses en la región. También ejerce presión sobre los países que a este le disgustan. Uno de los ejemplos claros fue la suspensión de la membrecía de Venezuela en el Mercado Común del Sur en el 2017. Formalmente, se hizo sobre la demanda de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay. Ahora, de acuerdo con la Estrategia en Seguridad Nacional estadounidense, que establece el creciente papel de la fuerza en su política exterior, la Casa Blanca está empezando a tomar medidas radicales para cambiar los regímenes que les disgustan.

«El 18 de febrero, el Presidente Donald Trump estableció el objetivo de desplazar a los gobiernos de corte izquierdista en Venezuela, Nicaragua y Cuba en muy poco tiempo. Washington cree que esto permitirá en última instancia convertir a Latinoamérica en una región totalmente controlada por Estados Unidos. Ellos ya están tomando medidas específicas respecto a Venezuela para desestabilizar la situación política interna en el país, mediante la consolidación de la oposición, realizando protestas a gran escala con su ayuda y, lo que es más importante, desatando una agresión híbrida contra la república.

«Es la formación de cuerpos de administración pública paralelos controlados por los Estados Unidos, incluyendo el nombramiento de facto por parte de Washington y el reconocimiento oficial por parte de sus aliados al Presidente del parlamento venezolano Juan Guaido como presidente interino del país. Es la acreditación de embajadores alternos de la República Bolivariana en estados extranjeros y sus representantes ante organizaciones internacionales. Es la confiscación de bienes diplomáticos y otras propiedades estatales en el exterior, la acumulación de cuentas, oro y las reservas de divisas, la imposición de sanciones, así como también una presión económica y política a gran escala.

«Al mismo tiempo, los estadounidenses eligieron la candidatura de Guaido pero no muchos más representantes autorizados de la oposición venezolana. Esto demuestra que desempeña un papel único para acelerar el proceso de derrocar a la autoridad legítima en la medida de lo posible.

Estados Unidos desea llevar nuestra colorida revolución en Venezuela a través de la OEA (Organización de los Estados Americanos), el Grupo Informal de Lima, la Unión Europea e instituciones financieras internacionales

«Los Estados Unidos se involucran con la Organización de los Estados Americanos (OEA), el Grupo informal de Lima, la Unión Europea y las instituciones financieras internacionales autorizadas para llevar a cabo una revolución de color en Venezuela. Siguiendo instrucciones directas de los Estados Unidos, implementan planes para detener las actividades de los organismos regionales, lo que a Washington no le gusta. Es la Unión de Naciones Suramericanas, primero y principal. Y estas han creado un nuevo organismo de integración, denominado el Foro para el Progreso de América del Sur. Se supone que promueve a los Estados Unidos interesados ​​en la región. Bajo presión de la Casa Blanca, el Banco Interamericano de Desarrollo, donde Estados Unidos es el mayor accionista, se negó a celebrar una reunión ordinaria en China en marzo, porque Beijing se negó a emitirle una visa a Juan Guaido, nombrado por la oposición.

«A instancias de Washington, la administración del banco pretende otorgarle un crédito de 50 billones de dólares, lo cual es para reemplazar a Maduro, a fin de restaurar la economía del país al nuevo gobierno pro-occidental de Venezuela. Se le considera que alienta a los socios extranjeros de Caracas a que se nieguen Cooperar con las autoridades actuales. Estrangulan económicamente a Venezuela.

«Las nuevas sanciones sectoriales impuestas por Washington llevaron a que sus exportaciones de petróleo, siendo estas la principal fuente de ingresos del presupuesto, se redujeran a la mitad. La república recibe menos de un billón de dólares mensualmente. Las demandas contra la empresa Petroleum of Venezuela Corporation, la principal Los donantes de la economía del país, por 2.400 billones de dólares, fueron presentadas en cortes estadounidenses y canadienses. Los activos extranjeros de las compañías estratégicamente importantes de la república quedaron bajo el control de la oposición. Los bancos británicos se niegan a devolver las 80 toneladas de oro venezolano.

«En febrero, por iniciativa de los Estados Unidos, hubo un intento de invasión humanitaria a la República desde el territorio de Brasil y Colombia para provocar manifestaciones de desobediencia a gran escala y obligar al ejército y a la policía a utilizar armas para restablecer el orden. Sin embargo, el ataque estadounidense respecto a Venezuela fracasó. Washington subestimó la fuerza del gobierno legítimo de la república, su apoyo de la población y la disposición de las agencias de seguridad venezolanas para defender el orden constitucional. Su expectativa de un enfrentamiento con derramamiento de sangre entre el ejército y el pueblo tampoco se cumplió.

Washington, que teme usar sus propias fuerzas armadas, quiere llevar a cabo una invasión a través de sus aliados como Colombia

«Al mismo tiempo, las actividades de sabotaje de Estados Unidos contra la República Bolivariana continúan. Hacen diferentes planes sobre cómo derrocar al gobierno de Chávez, en crear las condiciones para que aumente el sentimiento de protesta, lo que se transformaría en consecuencias sociales, para utilizar la fuerza contra Caracas.

«Al mismo tiempo, Washington, que teme utilizar sus propias fuerzas armadas, quiere llevar a cabo una invasión a través de sus aliados tales como Colombia, Primero y ante todo. Además, los desertores venezolanos, miembros de bandas criminales, de países de Centro América, los insurgentes colombianos y los grupos insurgentes están siendo reclutados como grupos armados ilegales y ya están participando en sabotajes contra las instalaciones de infraestructura de la República Bolivariana.

«Al mismo tiempo, a los estadounidenses no les importa el hecho de que la mayoría de los civiles sufran debido a sus acciones. Estados Unidos afirma que defiende sus intereses. De hecho, Washington está listo para llamar al gobierno venezolano patrocinador del terrorismo internacional y utilizar la fuerza e imponer sanciones contra Caracas bajo ese pretexto. La técnica de las revoluciones de color, que utilizan en Venezuela, pudiera utilizarse pronto en Nicaragua y Cuba.

«La oposición nicaragüense, patrocinada por los Estados Unidos, sabotea de facto un diálogo interno incipiente al hacer demandas que se sabe son inaceptables para el gobierno. Para derrocar al régimen socialista en Cuba, la administración de Trump se centró en las medidas económicas. En particular, La Ley Helms-Burton fue promulgada de nuevo en los Estados Unidos en marzo, lo que permite a los estadounidenses buscar una compensación por la propiedad perdida en la república, que pudiera afectar a más de 200 empresas cubanas. Una disminución sustancial en los suministros de petróleo venezolano como resultado de las sanciones por parte de los Estados Unidos fue un golpe a Cuba.

«Para aumentar la influencia de Washington en la región, el Departamento de Estado estadounidense gasta hasta 1.5 billones de dólares al año. Estos son solo los datos oficiales, que no incluyen programas especiales y extra-presupuestarios. Por lo tanto, la administración estadounidense considera a Latinoamérica como Una zona de intereses nacionales estratégicamente importantes. También realiza esfuerzos sustanciales para obtener el control total sobre la región. Al mismo tiempo, Washington actúa sin tener en cuenta las leyes internacionales y sus posibles consecuencias negativas, no solo para la región sino también para sus socios más cercanos.

«Al mismo tiempo, la política exterior enfocada en Estados Unidos y llevada a cabo por Estados Unidos en el hemisferio occidental es la principal amenaza para la seguridad en Latinoamérica. Ya podemos ver los resultados de tales actividades desestabilizadoras de Washington en Afganistán, Irak, Siria, y Libia.

«Gracias por su atención».

 

Fuente: Diario Judio