* * Quiché de calabaza y queso – Noticia Global

Quiché de calabaza y queso

Spread the love
   Hoy os propongo una nueva receta con calabaza. Hay que ver la de formas distintas en las que se puede cocinar esta hortaliza. Y yo que hasta hace un tiempo siempre la había comido en puré…
   Esta receta la vi hace mucho en mi libro de recetas de calabaza. Me parecía que tenía que estar buenísima, pero he tardado un montón de tiempo en probarla. Todo un error, porque aunque tenía las expectativas altas… ¡me ha sorprendido lo buena que está!
   Muy cremosa, con mucho sabor a queso, dulce pero suave… que rica. Está estupenda recién hecha, calentita. Pero es que de un día para otro está aún mejor. A temperatura ambiente o templada, riquísima.
   La masa que trae la receta está muy buena, pero es un poco rígida: si no se hace en un molde de laterales desmontables creo que se romperá del todo al intentar sacar un trozo. Si tenéis un molde como el mío, al que se le quitan los laterales fácilmente, se puede hacer esta masa, que le da un sabor y una base estupenda. Si no, una masa quebrada normal, incluso comprada ya hecha, de las que vienen enrolladas, quebrada u hojaldre, tiene que quedar muy rica también. Claro que comprado no es lo mismo, pero ahorra trabajo, y a veces es justo lo que necesitamos.
   Con las cantidad que indico me salió un molde de 25x10cm y una tartaleta pequeña, sin forrar los bordes. Me gusta mucho el efecto de que no tenga los laterales, queda muy vistoso y aguanta muy bien sin desmontarse.

Ingredientes (unas 4 raciones):
   Para la masa (se puede hacer el doble de estas cantidades para que llegue para los bordes del molde):
   – 125g de harina
   – 1/4 cucharada de sal
   – 50g de mantequilla fría
   – 25g de parmesano rallado
   – 3 cucharadas de agua fría
   Para el relleno:
   – 500g de calabaza, peso sin piel ni pipas
   – 1 vaso de agua
   – 15g de mantequilla
   – 15g de harina de maíz (Maizena)
   – 1 cucharadita de harina de trigo
   – 60ml de leche
   – 1 huevo
   – 25g de queso rallado (parmesano, o como he usado yo, una mezcla para pizzas… un queso con sabor)
   – Sal, pimienta, nuez moscada
   – 1/2 rulo de queso de cabra
Cómo preparar la quiché de calabaza y queso:
   Comenzamos con la masa quebrada. Ponemos todos los ingredientes en un cuenco, la mantequilla cortada en trozos no muy grandes. Lo ideal es ir “machacando” con una rasqueta. Si no, con un tenedor o una cuchara, vamos partiendo la mantequilla mientras la mezclamos con el resto de ingredientes. Terminamos amasando con la mano, lo justo para que todo esté integrado. Hacemos una bola, cubrimos con film y enfriamos en la nevera 1/2 hora.
   Pasado este tiempo, podemos ir preparando el resto de ingredientes. Precalentamos el horno a 220º.
   Cortamos la calabaza en dados no muy grandes y la ponemos a cocer con el vaso de agua y sal. Unos 15 minutos o hasta que veamos que se rompe sola al removerla.
   Escurrimos, reservando 1/4 de vaso del agua de la cocción. Al escurrir no hace falta apretar para que suelte todo el líquido ni nada. Tan sólo volcar en el colador y dejar un momento. Trituramos con la batidora y reservamos.
   En una cazuela derretimos la mantequilla y en cuanto esté líquida añadimos las harinas y mezclamos con unas varillas hasta que se absorba. Entonces añadimos el líquido que teníamos reservado de la cocción y seguimos removiendo, se hará una bola enseguida. Vamos incorporando la leche poco a poco, sin dejar de remover.
   Incorporamos el puré de calabaza aún caliente y removemos con las varillas hasta que se mezcle todo. Ponemos una pizca de pimienta y nuez moscada y añadimos el queso, que se derretirá enseguida.
   Batimos el huevo, lo añadimos a la mezcla, y removemos.
   Extendemos la masa sobre el fondo del molde en el que haremos la quiché, que tenga unos 3-4mm de grosor. Si queremos, forramos también los bordes.
   Volcamos la mezcla de la quiché en el molde y horneamos 30 minutos a 220º. Decoramos con el queso de cabra y volvemos a meter al horno hasta que se derrita.
   Buenísima recién salida del horno, pero incluso mejor de un día para otro.
Fuente: Anita Cocinitas

Deja un comentario