* * Venezuela: una situación de rehenes con asaltantes sitiados – Noticia Global

Venezuela: una situación de rehenes con asaltantes sitiados

Spread the love

El experto en temas internacionales Evan Ellis es profesor de investigación de estudios latinoamericanos en el Instituto de Estudios Estratégicos de la Escuela de Guerra del Ejército de Estados Unidos, donde se centra en las relaciones de la región con China y otros actores del hemisferio no occidental, así como en la delincuencia organizada transnacional y el populismo. Ha analizado el momento histórico de Venezuela y coincide en describir esto como una situación de rehenes con un final impredecible.

Consultado por El Estímulo, este autor de más de 200 obras, incluyendo China en América Latina: The Whats and Wherefores (Lynne Rienner, 2009), The Strategic Dimension of Chinese Engagement with Latin America (Perry Center for Hemispheric Studies, 2013),China on the Ground in Latin America (Palgrave, 2014) y Transnational Organized Crime in Latin America and the Caribbean (Lexington Books, 2018), habla de cuál es la posibilidad de una intervención militar del gobierno de Donald Trump y el escenario actual de Venezuela.

– ¿Cuál es su escenario base  en el actual conflicto venezolano? ¿Es realmente la fuerza la única manera de lidiar con el régimen de Maduro y el chavismo?

“Mientras que el gobierno de los Estados Unidos ha dicho claramente que “todas las opciones están sobre la mesa”, veo que la situación actual se asemeja a un robo a un banco que ha salido mal”, dice.

“El grupo criminal representado por Maduro, sus leales y los elementos armados que lo apoyan, han saqueado y destruido el país. Ahora están ‘atrapados dentro’ con sus rehenes (el pueblo venezolano que aún no ha huido por falta de alimentos y medicinas). Recordando casos como el de Hugo Carvajal (cuando salió del país hacia Aruba), los sobrinos narcotraficantes de Cilia Flores, Leamsy Salizar y sus cargos contra Diosdado Cabello… temen salir del país o rendirse, porque están convencidos de que serán juzgados y encarcelados por su larga lista de crímenes… Por lo tanto, no se están dando por vencidos, aunque se estén quedando sin opciones”.

“Al igual que en un robo bancario normal, las ‘autoridades’ han acordonado el vecindario alrededor del banco para asegurarse de que los delincuentes no puedan escapar. 54 naciones han reconocido que Maduro y sus secuaces no son el gobierno legítimo de Venezuela. Han tomado una gama cada vez mayor de acciones legales para cortarles el dinero a los venezolanos de los que han vivido, incluyendo a Pdvsa y CITGO. Maduro está tan desesperado que ahora incluso está vaciando el oro del ‘banco’ que continúa ocupándolo para venderlo en el mercado negro y mantenerlo vivo unas semanas más”.

“Como cualquier otra situación de rehenes, no hay intención de dejar escapar a los delincuentes, pero el tiempo está del lado de las autoridades internacionales y del gobierno de Guaidó, al igual que está del lado de la policía en una situación normal de rehenes (quien controla en última instancia la comida, la electricidad, el agua, etc., que entra a los delincuentes, y quién sale de ella). Aunque existen algunas ‘diferencias’ entre Estados Unidos y otros socios internacionales en la región sobre cómo proceder (de la misma manera que los distintos policías en una crisis de rehenes tienen opiniones diferentes sobre cómo negociar con los delincuentes), existe un entendimiento general de ‘esperar’ a que los delincuentes salgan de la situación, a menos que ésta se convierta en una situación desesperada, tratando de evitar un derramamiento de sangre innecesario”.

“Existe la esperanza de que los elementos militares venezolanos aún leales a Maduro entiendan que la situación es desesperada, y que les conviene ‘rendirse’ ante las autoridades legítimas, ya sea una por una, o en masa, para poner fin al estancamiento sin más pérdidas de vidas. Pero al igual que en una situación de rehenes… aunque se espera que los delincuentes vean la lógica de su situación y hagan lo correcto sin una lucha violenta, el hecho de que se demoren en hacerlo no significa que la estrategia policial esté ‘fallando’, sino que el mal juicio de los delincuentes está acercando la situación a una tragedia violenta de la que sólo ellos son responsables, y sólo ellos serán los responsables y tendrán que responder por las consecuencias”.

Ellis también habla de los rusos, unos actores clave en la situación venezolana y una pieza importante en el sustento bélico de Maduro y su camarilla en el poder.

“Los rusos están en una situación muy incómoda. Las compañías petroleras legítimamente ‘comerciales’ (Lukoil, TNK, Gazprom, etc.) se retiraron de Venezuela hace mucho tiempo. Igor Sechin, socio de la red de inteligencia de Vladimir Putin, prestó mucho dinero a Venezuela, un dinero que su compañía no va a recuperar (como le sucedió a casi todos los demás que han tratado con Maduro)”.

“Maduro fue a Moscú porque Putin estaba furioso por su incompetencia y mala administración del dinero ruso, y para añadir un insulto a la lesión, volvió declarando que Rusia había comprometido $6.000 millones en nuevos fondos, lo que era mentira”.

“Los rusos han encontrado a Venezuela útil como un peón para amenazar a Estados Unidos, pero su falta de confianza en Maduro quedó demostrada con el despliegue de dos bombarderos Tu-160 al país, cuando enviaron un avión lleno de combustible y piezas de repuesto, y técnicos, junto con los Tu-160, para asegurar que sus valiosos activos no quedaran varados en la Venezuela de Maduro. Fingieron estar negociando el uso de la isla La Orchilla, pero tenían tan poca confianza en su idoneidad y en Maduro, que ni siquiera intentaron aterrizar los Tu-160s allí durante la visita. Para mí, Venezuela ha sido simplemente una desventura muy costosa para Putin, en su deseo de convencer a su pueblo de que está ‘haciendo grande a Rusia de nuevo’”.

Ellis tiene un doctorado en ciencias políticas con especialización en política comparada de la Universidad de Purdue. Cuando se hizo esta corta entrevista vía medios electrónicos, mucha gente especulaba sobre una supuesta e inminente acción militar de Estados Unidos contra el gobierno chavista de Maduro.

– ¿Puede en todo caso Donald Trump desencadenar una intervención militar en Venezuela o en cualquier país sin la aprobación previa del Congreso de los Estados Unidos? ¿En qué circunstancias?

“Su término ‘intervención militar’ presupone una cierta respuesta. Legalmente, el Presidente de los Estados Unidos, como comandante en jefe, tiene cierta autoridad para mover y emplear las fuerzas de los Estados Unidos, como lo demuestra, por ejemplo, la decisión de retirarse de Siria, o el ataque previo con misiles contra objetivos de la Fuerza Aérea Siria implicados en el uso de armas químicas contra la población militar. El Congreso a veces discute si el Presidente, al tomar ciertas medidas, está en efecto ‘haciendo la guerra’ (lo que requiere la aprobación del Congreso, con esas condiciones explicadas de alguna manera por la Ley de Poderes Bélicos, War Act, que data de 1976)”.

“Hay muchas maneras diferentes en que el ejército de los Estados Unidos podría ser empleado para apoyar a los países afectados por el colapso de Venezuela, involucrando tanto su defensa como sus iniciativas humanitarias, que no necesariamente invocarían la Ley de Poderes Bélicos”.

“Del mismo modo, si el presidente interino constitucional de Venezuela, Juan Guaidó, pide ayuda para defender a su gobierno y al pueblo venezolano contra grupos militares y otros grupos armados aún leales al gobierno anterior, no está claro, sin más detalles, en qué circunstancias podría entrar en juego la Ley de Poderes Bélicos. En el ambiente actualmente polarizado en el Congreso de los Estados Unidos, la gente respetable y bien intencionada no estará de acuerdo en este tema.

Fuente:El Estimulo