* * Watchman Nee: LAS FUNCIONES DE EL ESPÍRITU, EL ALMA Y EL CUERPO – Noticia Global

Watchman Nee: LAS FUNCIONES DE EL ESPÍRITU, EL ALMA Y EL CUERPO

Spread the love

Con el cuerpo uno puede conocer el mundo físico; con el alma se puede conocer a sí mismo; y con el espíritu puede conocer a Dios. El cuerpo tiene cinco órganos, correspondientes a los cinco sentidos, que le permiten al hombre comunicarse con el mundo físico. Es el medio por el cual nos relacionamos con nuestro entorno e interactuamos con él. En el alma se halla el intelecto, el cual hace posible que el hombre exista independientemente. El asiento de los afectos genera sentimientos hacia otros seres humanos o hacia los objetos. Los afectos se originan en los sentidos. Todo esto es parte del hombre, constituye su personalidad y le faculta para estar consciente de sí mismo. El espíritu es la parte con la cual el hombre se comunica con Dios y con la cual lo adora, le sirve y mantiene su relación con El. En el espíritu el hombre está consciente de Dios. Por consiguiente, Dios mora en el espíritu; el yo se halla en el alma, y los sentidos son parte del cuerpo.

En el alma convergen el espíritu y el cuerpo. El hombre se comunica con el Espíritu de Dios y con la esfera espiritual por medio del espíritu, y por éste recibe y expresa el poder y la vida que se hallan en dicha esfera. Por medio de su cuerpo se comunica con el mundo exterior e interactúa con él. El alma se halla entre esos dos mundos y pertenece a ambos. Por un lado, se comunica con la esfera espiritual por medio del espíritu, y por otro, se comunica con el mundo físico por medio del cuerpo. El alma tiene el poder de tomar decisiones con respecto a las cosas que la rodean; puede acogerlas o rechazarlas. El espíritu no puede controlar el cuerpo directamente; requiere un medio. Este instrumento es el alma, la cual fue producida cuando el espíritu se unió con el cuerpo y es el vínculo entre ambos. El espíritu puede gobernar el cuerpo por medio del alma y sujetarlo bajo el poder de Dios. Por su parte, el cuerpo también puede inducir al espíritu por medio del alma a amar al mundo.

De los tres elementos del hombre, el espíritu es el que se une a Dios y es el más elevado. El cuerpo está en contacto con el mundo material y es el más inferior. Entre estos dos se halla el alma, la cual toma la naturaleza de los otros dos. Como tal, llega a ser el eslabón que los une. Por medio del alma las otras dos partes pueden comunicarse y actuar en conjunto. La función del alma es mantener al espíritu y al cuerpo en su debido orden, para que no pierdan su relación. De esta manera, el cuerpo, que es el más superficial, se someterá al espíritu; éste, por ser más elevado, podrá controlar el cuerpo por medio del alma. El alma es en efecto, el elemento principal del hombre y busca al espíritu para recibir el suministro que éste recibe del Espíritu Santo. Luego comunica al cuerpo lo que recibe para que éste pueda participar de la perfección del Espíritu Santo y llegue a ser un cuerpo espiritual.

El espíritu del hombre es su parte más noble y mora en lo más recóndito de él. El cuerpo es la parte superficial y más exterior. El alma mora entre el espíritu y el cuerpo y es el enlace entre los dos. El cuerpo es la corteza del alma, mientras que el alma lo es del espíritu. Cuando el espíritu intenta controlar al cuerpo, necesita la ayuda del alma. Antes de que el hombre cayera, el espíritu controlaba todo su ser por medio del alma. Cuando el espíritu quería hacer algo, lo comunicaba al alma, y ésta activaba el cuerpo para que siguiera la orden del espíritu. Así opera el alma como medio.

El alma es potencialmente la parte más fuerte porque tanto el espíritu como el cuerpo están ligados a ella, la consideran su personalidad y son afectados por ella. Pero al principio, cuando el hombre no había pecado, el poder del alma estaba completamente sujeto al espíritu. Por lo tanto, el poder del alma era el poder del espíritu. El espíritu no podía controlar al cuerpo directamente; tenía que hacerlo por medio del alma. Vemos esto en Lucas 1:46-47: “Mi alma magnifica [presente] al Señor; y mi espíritu ha exultado [pretérito] en Dios mi Salvador”. Se aprecia el cambio de tiempo en el idioma original, que indica que el espíritu primero se regocija, y luego el alma magnifica al Señor. Primero el espíritu comunica su exultación al alma, y después el alma expresa esta ación por medio del cuerpo.

En conclusión, el alma es la sede de la personalidad, ya que la voluntad, el intelecto y los afectos se encuentran en ella; con el espíritu el hombre se comunica con la esfera espiritual, y con el cuerpo se relaciona con el mundo físico. El alma está en medio de estas dos partes y determina cuál de las dos esferas ha de gobernar. Algunas veces el alma rige por medio del intelecto y de los sentidos; cuando eso sucede, el mundo psicológico lleva las riendas. Si el alma no cede su gobierno al espíritu, éste no puede gobernar. Por lo tanto, para que el espíritu pueda regir el alma y el cuerpo, el alma tiene que darle la autorización. Esto obedece a que el alma es el origen de la personalidad del hombre.

El alma es el amo de la persona porque incluye la voluntad. Si el espíritu controla todo el ser, ello se debe a que el alma cedió y tomó una posición sumisa. Si el alma se rebela, el espíritu no tiene poder para controlarla. En esto consiste “el libre albedrío”. El hombre tiene pleno derecho a tomar sus propias decisiones, pues no es una máquina controlada por la voluntad de Dios. El tiene su propia facultad de reflexión. Puede escoger obedecer la voluntad de Dios, o puede oponerse a ella y seguir la voluntad del diablo. Según lo que Dios dispuso, el espíritu es la parte más noble y debe controlar todo el ser del hombre. Sin embargo, la parte principal de la personalidad del hombre, la voluntad, pertenece al hombre. La voluntad del hombre (el alma) tiene potestad de escoger si permite que el espíritu gobierne o si deja que lo haga el cuerpo, o puede hacer que el yo presida. Debido a que el alma es tan poderosa, la Biblia la llama “alma viviente”.